INICIO
     LOGO
     QUIENES SOMOS?
     CONTACTO
     AYUDA GRATIS
     LA MEDITACION
     COMO EMPESAR EL CAMINO
     QUE ES EL EGO
     BIBLIOTECA
     => COMO ILUMINARSE
     => primera parte
     => segunda parte
     => tercera parte
     => cuarta parte
     => quinta partee
     => sexta parte
     => septima parte
     => octava partee
     => novena parte
     => decima parte
     => undecima parte
     => duodecima parte
     => triodecima parte
     MANTRAS
     MUSICA DE RELAJACION
     TV METAFISICA
     MESSENGER
     JUEGOS ONLINE
     VIDEOS GRACIOSOS
     INTERPRETACION
     GLOSARIO
     COMENTARIOS
     TECNICAS DE MEDITACION
     LIBROS ONLINE
     MEDITACION METAFISICA
     LAS PIRAMIDES
     COMUNIDADES
     VISITA
     LIBRO DE VISITA



METAFISICA - decima parte


LA LEY DE LA ARMONÍA

Esta es la explicación mecánica de la Ley de la Armonía, mucho de lo cual ustedes conocen, pero mucho de lo cual es nuevo. Ustedes saben que cada electrón en el Universo está en movimiento. A pe­sar que una piedra o un árbol, o un mueble, pare­cen estar estáticos, cada átomo y cada electrón de los que integran esos átomos, tienen en sus centros una luz. Esta luz es la Llama triple de ese foco de vida y está vibrando. El número de pulsaciones por segundo es lo que determina la rata vibratoria de cualquier cosa. La acción vibratoria muy lenta es lo que hace aparentar que una cosa sea estática, pero con los instrumentos modernos vemos un objeto tan amplificado, que se puede ver su movimiento constante, fluctuando y emitiendo rayos de ondas luminosas, que es lo que llamamos radiación.

En un individuo, la acción vibratoria está deter­minada por su proceso mental y sensorio. Esta for­ma pulsaciones de energía, o sea rayos de luz que atraviesan los cuerpos inferiores, y que contienen un patrón que debe ser seguido o copiado por los electrones en su expresión individual.

La conciencia imperfecta es lo que hace que un pa­trón imperfecto produzca vibraciones muy lentas. Los electrones son obedientes. Esa es su caracterís­tica principal, y tratan de adaptarse al patrón que se les impone; por lo tanto la rata vibratoria de la per­sona es tan lenta que lo sitúa poco más o menos al nivel del animal.

El estudiante consciente llega a un punto en que tiene que, imprescindiblemente, dirigir consciente­mente el volumen y el movimiento de sus emocio­nes, o sea el patrón de energía para sus electrones obedientes, con tal precisión como regula el dial de su radio; el termostato de su aire acondiciona­do, de su homo o de su nevera.

Generalmente el hombre cuando se despierta por la mañana, recorre el cuadro normal de su día. Re­cuerda todo lo que tiene que hacer, y lo recuerda con variedad de emociones: de apuro, de ira, de im­paciencia, de sentimentalismo; la madre siente y vi­bra emotivamente con todos los problemas de los hijos; el hombre de negocios con todos los proble­mas de su empresa; cada uno con su propio patrón, y desde ese mismo momento comienza un patrón de emociones violentas, de cambios convulsivos, todos incontrolados, incesantes, instantáneos. Para regular la temperatura de su oficina o de su dormi­torio el hombre ajusta con sumo cuidado el ter­mostato para que le produzca un clima agradable, cómodo, igual y sabroso, ni demasiado frío ni de­masiado caluroso. Pero en el clima de su vida toda, prefiere gobernarla de acuerdo con el incentivo de cada momento o la provocación de cada cosa que vaya llegando.

Los electrones no pueden adaptarse a este capri­cho. Lo que se les impone son impulsos electróni­cos y el desorden es espantoso. Se descontrolan to­dos los sistemas del organismo y de la, vida entera del individuo. Sean el sistema económico, el de la salud, propia o de los seres más allegados, el del or­den mental, el del carácter o humor propio y de los lujos, el comportamiento del servicio, de los com­pañeros de trabajo, de las amistades, de los emplea­dos, del carro, de los teléfonos, de todas las depen­dencias, todos son sistemas que dependen de nues­tros patrones electrónicos y que gobiernan nuestras vidas y nuestros mundos. Son patrones de vibra­ciones que cada uno lanza e impone a su propio sis­tema de electrones. Para poder computar un por­centaje, una suma de valores, un nivel general, o como se dice hoy: "un average" de un patrón total­mente desordenado, caprichoso fluctuante hasta la exageración, imposible de seguir ni de catalogar la maquinaria electrónica de nuestro mundo indivi­dual, o sea nuestra corriente de vida, trabajando con grandes desventajas, se hace muy lenta, muy retardada. El individuo, en su próxima vida, será un retardado.

El hombre es superior al animal porque dispone de raciocinio, inteligencia y libre albedrío, para ma­nejar sus sentimientos, pensamientos y emociones. Esas son las tres dimensiones en que vive. Pero si éi no aprovecha estas tres dimensiones, ni las domi­na, las gobierna, éstas lo dominan a él. Es como si no las poseyera. Entonces se coloca en un nivel in­ferior. El del animal.

Primeramente, hay que saber que esta energía que nos viene por toneladas, baja por el cordón de plata directamente del YO SOY. Es un regalo cons­tante y eterno de nuestro Dios. El no nos la mide. Es nuestra prerrogativa usarla, economizarla, gra­duarla, dirigirla, controlarla y hacer el mejor uso de ella.

En el comienzo de la vida así lo hacíamos con toda la sabiduría de nuestro cuerpo mental supe­rior. En la caída del hombre se ha ido entorpecien­do más y más hasta que ya tenemos que volver a hacerlo todo de nuevo y regresar a la casa del Padre por el sudor de nuestra frente.

Antiguamente, los estudiantes del Sendero Espi­ritual tenían que ingresar en los Templos Iniciáticos para aprender y practicar con problemas fingi­dos, porque la vida era primitiva y sin las oportuni­dades que hay hoy. Pero luego los templos tuvieron que elevarse al plano etérico, no podían soportar las horrendas vibraciones terrenas y la tierra preci­samente es la escuela iniciática ideal para ascender lo más rápidamente posible, ya que cada momento nos ofrece una lección, una práctica y una oportu­nidad para dominar, superar y purificamos. Es fácil determinar el nivel en que se encuentran ustedes. Las que tienen que trabajar para ganarse la vida, las que tienen esposo e hijos, las que tienen problemas de salud, sentimentales, de carácter indomable, en fin, que POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS.

Por eso todo el mundo tiene que pasar por el do­minio de ese mandato loco que le están dando a sus electrones. Dándose cuenta de la cantidad y la dife­rencia de emociones que pasan en una sola hora, pueden juzgar de la cantidad de veces que esos po­bres electrones, cuyo sello es la obediencia, habrán tenido que, cambiar de velocidad y de cualidad de radiación durante el día. Comprenderán que es casi imposible un progreso permanente. La persona tie­ne que poner conscientemente un cese al despilfa­rro y comenzar a educar su auto-control paso a pa­so a través de las experiencias del día, a pesar de las provocaciones ajenas, y precisamente, aprovechan­do esas provocaciones que ofrecen las tremenduras infantiles y los defectos de los adultos, que nos caen tan "gordos", como dicen en México.

¿Y cómo se le impone exactamente un patrón a los electrones? Vamos a ver. La esencia de vida, o energía, que baja de la Presencia YO SOY al cora­zón humano, a través del cordón de plata, enciende la Llama Triple. La inmortal y la Victoriosa Llama Triple. Esta es Inteligencia Directiva. Corresponde a lo que conocemos como Cuerpo Mental Superior al través del cual funciona la Presencia "YO SOY" a quien Esta da sus órdenes. Es nuestro Quinto Cuerpo. También la conocemos como el "Ropaje del Cristo". El Sexto Cuerpo o Vehículo es el Cuer­po Causal y el Séptimo es el "YO SOY". A medida que la recordamos, la usamos y la ampliamos, Ella se va agrandando hasta que toma una figura "a igual y semejanza de Dios" o sea de nuestra Presen­cia YO SOY, y entonces se graba en la figura nues­tra. Es la Conciencia Crística. Es el Cristo.

Cada grupo espiritual tiene su diccionario parti­cular, y a nosotros nos corresponde ir reconocien­do nuestras imágenes en las de los demás. En el Puente llaman a este Cristo Interior que nosotros tanto amamos y usamos, "EL HOMBRE DE ORO". Todo esto se funde en UNO en el momento de la Ascensión.

Cuando nos damos cuenta de que nuestro "pa­trón" tiene que ser constante para que podamos adelantar; y que no nos podemos dejar dominar por ataques de furia, de llanto, de impaciencia, sino que tenemos que poner en práctica todo lo que nos ayude a dominar el impulso, porque ya no pode­mos permitirnos un solo pensamiento o sentimien­to que no sea cónsono con la Verdad, el Amor, la Paz, el Equilibrio, la Armonía y la Belleza, ya que éstos actúan como un Director de Orquesta, que impone lo que ve en la partitura. Nuestra partitura es el Patrón que los electrones (nuestros músicos) van a seguir.

Recuerden: NUESTRO PATRÓN ES UN RAYO DE LUZ EN CONSTANTE MOVIMIENTO, VIBRANDO A UNA RATA DE ACUERDO CON LO QUE PENSAMOS Y SENTIMOS.

El Amado Eolo dice: El conocimiento de esta Ley de Armonía es un seguro contra el desastre. Contra las apariencias exteriores de imperfección en el mundo individual. Es la responsabilidad de cada uno el mantener un fluir armonioso de la energía que nos regala el Padre, por encima de to­dos los disturbios exteriores y las provocaciones que recibamos todos los días.

Los humanos cuidan sus posesiones materiales con gran atención, esmero y vigor; y sin embargo, la más preciosa y valiosa de todas, la Armonía, per­miten que sea destrozada a cada rato y por el más leve pretexto. O sea, en cuanto se tropieza con una acción negativa por parte de otros, o una pala­bra fuerte, o una noticia del Exterior, o una condi­ción molesta trivial como por ejemplo el de andar en una "cola" o encontrar un número de teléfono ocupado.

El Dios de la Armonía, el Amado La Moray, quien tiene su foco encima de la Isla de Madagascar, recomienda que al despertar y antes de poner los pies en el suelo, se piense en la Llama Triple del Cuerpo Físico, luego se visualiza la Llamita no Ali­mentada de cada uno de los otros tres vehículos (emocional, mental y etérico) pensándolos como tres estrellitas brillantes, y luego de pronto ampliándolas hasta reunirse con la Gran Llama Triple que ya hemos visualizado. De esta manera estaremos alimentando las tres Llamas Triples a las cuales ja­más les hemos prestado atención. Una vez hecho esto, ponemos los pies en el suelo y dirigiéndonos al HOMBRE DE ORO o Cristo, lo ampliamos tam­bién, visualizándolo en nuestro corazón. Después podemos pensar en alguna virtud que deseamos de­sarrollar, o en algo que deseamos enviar a algún fa­miliar o hermano necesitado. Se le pide al HOM­BRE DE ORO que actúe a través de estas Llamas Triples, pues es mucho más efectivo activar las tres Llamas antes de invocarlo, ya que sin alimentar nuestras Llamas Triples estaríamos esperando que El las ampliara, y es trabajo nuestro el alimentar nuestros frutos. Después se le puede pedir a cual­quier Entidad su Ayuda.

Lo que sucede es que los electrones se mueven con gran rapidez y expulsan las discordias que se encuentran en las entretelas. Todo dolor o molestia es una acumulación de discordia que los electrones no tienen suficiente impulso para desalojarla y expulsarla. Cuando se invoca a la Llama Violeta a que pase por un órgano, la acción vibratoria de los elec­trones se acelera de inmediato y la Llama Violeta disuelve la acumulación.

Después de pensar en tu Llama Triple, de activar las otras tres partes y seleccionar la virtud que tú quieras que actúe durante las próximas venticuatro horas, pídele al HOMBRE DE ORO que regule los electrones de los cuatro vehículos inferiores, am­pliado por el Ascendido Maestro, Director de la vir­tud que deseas.

Dice La Moray que te asombrará el adelanto que verás a la semana, y mayor adelanto al mes de efectuar esta práctica. También dice que verás que lo que antes te irritaba ahora se deshizo: Que sentirás tus nervios tranquilos, estabilizados, y que como toma un poquito de tiempo movilizar los electro­nes acostumbrados a no moverse, que lo invoquen a El, (LA MORAY), y El le darán su asistencia al HOMBRE DE ORO también.

 

SOBRE LOS PROBLEMAS DE NUESTRA ERA

Muchos siglos antes de terminar una ERA, los Adeptos que son designados para trabajar en la ERA que ha de entrar, tienen que hacer grandes es­tudios y programaciones; sus tareas son gigantescas.

Primeramente, tienen que tomar en cuenta que una ERA es siempre positiva y la otra negativa. Es­to trae automáticamente un conflicto de intereses, de gustos, de tendencias, etc. Este conflicto, aun­que es natural, tiene que ser aminorado, suavizado y contemporizado. El gran amor de los Maestros y Seres de Luz está siempre atento para evitar roces y choques entre las costumbres de la ERA que sale y la ERA que entra. Por ejemplo: en la ERA pasa­da (PISCIS). ERA negativa mística, emocional, la tendencia era de retirada a conventos y monaste­rios para poder entrar en contemplación. Todo en esa ERA ayudaba al místico, al santo. La India de­sarrolló su sistema de YOGA meditativa, la vida so­litaria introspectiva. No solamente es un sendero auténtico, sino que el haber logrado la unión con el INTIMO (YO SUPERIOR, MAESTRO INTERNO) era y es la meta de todo sendero espiritual. Es un triunfo que no puede ser desbaratado por ninguna tendencia más moderna. En cambio la ERA de ACUARIO es extrovertida; la tendencia es a internacionalizarlo todo; la orden es de trabajar por los demás, de unificar en actividades públicas y hacer por la comunidad. Los Maestros no pueden permitir que se les hiera y maltrate a los que tanto lograron por medio de la contemplación interna, pero los "HIPPIES" están en su derecho de provo­car toda la destrucción que puedan con respecto al orden antiguo, ya que éstos están impulsados por URANO, el Regente de ACUARIO, como veremos

luego.

Los Adeptos que manejan las Fuerzas Espiritua­les de la NUEVA ERA tienen, pues, la tarea dificul­tosa de anticipar el futuro; de impedir que se anule la obra de Hermanos Adeptos de la ERA Anterior;

de tratar de proteger a la mayoría conservadora aún apegada a las viejas costumbres religiosas; y de entendérselas con las fuerzas negativas, espinosas, que aprovechan todo cambio para causar disturbios

ilegítimos.

URANO, como Regente que es, es el Señor de la casa de ACUARIO.

ACUARIO, es sólo el signo que entra. No es un planeta.

URANO, es el planeta Regente, que tiene vibra­ciones propias y que influencian todo en la TIE­RRA.

El signo que sale se lleva sus corrientes. El que entra, trae las suyas, y éstas están en conflicto. Mientras la casa se limpie de las corrientes antiguas y se instalen las corrientes nuevas, hay siempre una gran revolución. Por bien, jamás por mal.

URANO es un foco vibratorio fortísimo. Aun­que se encuentra tan lejos de la TIERRA, la domi­nan sus vibraciones, hasta el punto de que se le lla­ma "EL DESTRUCTOR". En realidad es un Reno­vador. Es el que pone el equilibrio en ACUARIO, pero todavía la vemos como un monstruo. Fíjense: su influencia aumenta fuertemente la Química, la Ciencia, lo magnánimo, lo maravilloso, lo excéntri­co. Por eso, alborota desmedidamente la Ciencia-Ficción, la producción científica de criaturas, monstruos, todo lo raro, inesperado, extraño, la brujería, la magia, la Nigromancia. Es fuertemente masculino que parece odiar a la mujer y pone la interferencia en el patrimonio que lo destruye. No hay felicidad doméstica bajo URANO.

El planeta Neptuno, es el opuesto de URANO, y estas dos influencias contrarias se encuentran ahora en conflicto directo.

URANO es mental, aéreo, NEPTUNO es acuático, sentimental.

Los dos sexos, en lugar de encontrar su comple­mento uno en el otro, se encuentran frustrados y se internan en el propio ser buscando la unión, la bo­da mística. Esto es para que el "ego" se liberte de deseos personales para el futuro.

Como los URANIANOS son andróginos, produ­cen el individualismo. En los planos bajos esta in­fluencia produce la homosexualidad, lo cual expli­ca por qué hay tal aumento de esta condición en esta ERA. El conflicto en que los "EGOS" sienten el impulso de buscarse a sí mismos, pero la costum­bre (o la imagen implantada) de buscar el Amado o la Amada afuera, los hace caer en el error de tra­tar de encontrar tal unión en alguien del mismo gé­nero, exteriormente.

Todo esto se corregirá, se tranquilizará, se normalizará, andando la ERA, ya que una ERA entera no es sino la amplificación de un mes terreno, en la forma siguiente: Ustedes saben que los meses los dividen los astrólogos en tres partes llamadas Deca­natos. Cada Decanato contiene diez días, o sea, que el 21 de este presente mes es el comienzo de un sig­no, hasta el 1 del mes próximo. Este es el primer Decanato. Ese día del mes marca la entrada del se­gundo Decanato que dura hasta el día once (11). Este día once marca la entrada del tercer Decanato que dura hasta el día 21, en cuya fecha cambia el Signo.

Hay quienes afirman que las fechas son: 20 - 30 10. Otros aseguran que son: 22- 2 - 12. Nadie pue­de asegurarlo porque son épocas cósmicas y en el Cosmos no hay tiempo.

Bien, como es arriba es abajo y viceversa. La ERA tiene su primer Decanato que dura 700 años. Luego sus otros dos Decanatos de 700 años cada uno, los tres sumando 2.100 años que es la exacta duración de una ERA, mientras entra o sale la otra.

Los primeros 700 años, o sea, hasta el año dos mil seiscientos cincuenta y pico, estara la TIERRA gobernada por el RENOVADOR URANO, para transformarle a los humanos el centro físico-etéri­co, o sea, el orden de vitalización, que sera diferen­te a todos los anteriores, ya que siendo URANO una influencia mental, desarrollara la Voluntad pa­ra que cada humano logre controlar el subconscien­te sin necesidad de apelar a un psiquiatra o psico­analista, limpiándolo y purificándolo él mismo.

Es significativo que URANO es de color VIOLE­TA, y que también estos primeros 700 años están bajo la dirección del Primer Rayo AZUL.

URANO renovará ese centro de Vitalización, que hasta ahora se ha llamado "El despertar de Kundalini". Parece ser que en esta ERA el Centro está en el Corazón y se llama "EL CRISTO".

En la generalidad, se espera este despertar al fi­nal del primer Decanato. En los Metafísicos está ahora. Por eso se dice que los Metafísicos llevan un adelanto de mil años por encima del planeta TIE­RRA.

 

VOLUNTAD

Parece ser que lo más importante en la vida de un individuo, y de todo individuo, es la VOLUN­TAD. No me refiero a la fuerza de voluntad, ni a la persistencia, tampoco a ese gesto que se hace cuan­do se dice con violencia: "Esto es así, porque YO QUIERO". No. Ni tampoco me refiero a ese empe­ño que no flaquea, que continúa por encima de to­do repitiendo a pesar de todos los obstáculos y contratiempos. No. No es la resistencia pasiva tam­poco. Nada de eso. Todo esto es muy meritorio y tiene sus ventajas muy grandes, pero lo que quiero hacer comprender es la VOLUNTAD en los térmi­nos siguientes: Por ejemplo, te ponen frente a tí una manzana y un mango, y te dicen: ¿cuál deseas? Tú contestas: "El mango . . ." Esa es tu voluntad. Pero todavía se podría -decir que eso es "preferen­cia" porque te han puesto a elegir. Pero en este otro ejemplo: Yo he decidido hacer una exposición de arte, y hago mi lista de personas a quienes deseo invitar. En este caso, no me han puesto a elegir. Es mi VOLUNTAD hacer una exposición, y es mi vo­luntad expresar el deseo de que asistan las personas invitadas. Yo no he hecho un gesto de voluntarie­dad. . . No hay por qué hacerlo. Supongo que si al­guien trata de impedírmelo, entonces, tal vez, sí haría un gesto imperioso contra aquél que trata de desviar mi decisión. Así pues en este caso sería, de­cisión y preferencia, pasiva y sin violencia ni esfuer­zo.

Esa VOLUNTAD, a la cual me he referido, es la que se respeta como libre albedrío en todo el COS­MOS. Y es respetada en una forma que tengo que hacérsela saber un poco más adelante, porque es muy importante que se sepa.

Ahora quiero que se fijen en lo siguiente: El Principio de Correspondencia hace que el AZUL sea el primer color que encontramos en el cuerpo causal del individuo, así como también la propia cura de Dios Padre. El AZUL representa o simbo­liza, la VOLUNTAD de Dios, y además, ordena la cabeza del YO Superior. En el primer color que en­contramos y fíjense bien que representa la VO­LUNTAD, sea de Dios o sea nuestra, como imagen y semejanza de Dios que somos. Nosotros cada vez que hacemos un tratamiento u oración, decimos:

De acuerdo con la voluntad del Padre", o sea que ante todo deseamos cumplir y que se cumpla, la voluntad de Dios en el asunto que estamos tratando. Como es arriba es abajo. La Voluntad de Dios ante todo. La voluntad individual es lo que rige toda su manifestación. Para que sea perfecta estamos dis­puestos a que prive la de Dios antes que la nuestra.

Ahora, los estudiantes de la VERDAD están en un nivel de evolución muy adelantado. Al comen­zar a estudiar ya pueden decir con toda propiedad:

"Yo no estoy en el plano de las leyes materiales, yo estoy bajo la Gracia". Al interesarse uno en las co­sas espirituales ya pasó la voluntad a buscar a Dios. Yo les dije que la voluntad individual es lo más im­portante en la vida del individuo y que era respeta­da por todo el Cosmos. Imagínense ahora, lo que eso significa en términos del respeto que se mere­cen todos ustedes por parte de las huestes angélicas y los planos superiores e inferiores ... y con estos últimos, más aún ya que los planos inferiores no pueden ni acercarse a molestar la voluntad indivi­dual . . . Hay una barrera que lo impide ... Si el in­dividuo no lo sabe y cree que todo el mundo puede interferir, molestar, impedir e interrumpir, pues ESO MISMO LE SUCEDE . . . Pero, al estar en cuenta de que su VOLUNTAD es lo más respetado lo más importante para todo el Cosmos, entonces la VERDAD lo hace libre, y esto le da una seguri­dad y una gran fe.

El respeto a la voluntad individual es tan grande y tan importante que hay una ley conocida por to­do el Cosmos que es la siguiente: "No se puede prestar ayuda, si no viene directamente por peti­ción de la octava en la que se origina la necesidad". Ésto significa que a la necesidad material no pueden acudir los santos, ni los Maestros directamente. Tie­ne que surgir la oración, no solamente del propio plano, sino de la OCTAVA particular. Una octava es una subdivisión de un plano. Así como en el pla­no hay siete octavas, en los planos hay infinidad de octavas. Son SUBDIVISIONES que rigen la armo­nía universal.

Vamos a decir que alguien tiene una llaga. Mien­tras esa persona se cure su llaga con ungüentos y pomadas, polvos, vendas y cosas materiales, su po­der curativo espiritual no se mueve. No hace nada por sanar aquella dolencia. Y dices tú: "¿Pero en­tonces, Dios no me atiende?" En ese caso todo está en suspenso esperando la menor indicación del in­dividuo. Hay guardianes silenciosos en todos los planos, atentos a la menor lucecita o cambio de in­tensidad en la oscuridad, para volar con el mensaje a algún ser de luz que venga a intervenir . . . Pero mientras el individuo no dé señales de ese cambio, nadie se mete con él ... Se supone que es su VOLUNTAD curarse él mismo y nadie coarta su deci­sión. Por eso se dice que la petición tiene que venir de la propia OCTAVA del individuo para ser aten­dida. Los grandes Maestros dicen: "Si no fuera por esa ley, cuánto tiempo hace que nosotros hubiéra­mos salvado la tierra de sus males".

Ahora, con respecto a los ángeles distinto. Dice una máxima ocultista; "Es estirpe de los ángeles descender al nivel de los átomos" Esto quiere decir que allí donde no llega nada ni nadie, ni santo ni Maestro, puede llegar un ángel. A ellos no les está prohibido ninguna entrada, ni cerrada ninguna puerta, porque ellos son hechos de sentimientos purificados, mientras que los humanos están mez­clados con egoísmos, con temores, con odios y ven­ganzas, pero la parte pura de todo sentimiento hace que vengan ángeles a ver si pueden ayudar. No en vano les digo yo siempre a ustedes "pongan un án­gel", cada vez que se trata de proteger a un niño, la casa, las puertas, las ventanas o lo que sea.

Por esto es que el más leve sentimiento es perci­bido por el ángel guardián silencioso que atisba pre­cisamente estos cambios y llama a los directamente interesados para que venga a ayudar.

 

¡PARECE MENTIRA!

. . . que la única creación de Dios que posee la facultad del libre albedrío sea esta humanidad, este Ser humano que somos cada uno de noso­tros, y que por poseer ese don divino seamos los únicos que nos hemos atrevido a crear la discordia, el odio, las guerras, el hambre, el desorden, el liber­tinaje y la maldad. Y vamos a comprobar este ale­gato:

Por debajo del hombre están los animales, las aves, los insectos. No tienen libre albedrío. porque no razonan siquiera. Son casi autómatas gobernados por un espíritu superior llamado "Espíritu Grupo". Los hay para cada especie y éstos no se apartan de su Principio Fundamental, Amor, Vida

y Armonía y Luz.

Más arriba del hombre están los Ascendidos Maestros, la Hueste Angélica y los Seres Cósmicos que no se apartan jamás de su Principio Fundamen­tal de Amor, Vida, Armonía y Luz. En la misma humanidad hay seres adelantados que al nomás conocer a su Amada Presencia y darse cuenta de lo que acarrea el libre albedrío, no piden otra cosa que la Amada Presencia asuma el mando y que se cumpla la Voluntad Divina y no la propia.

Por esto del libre albedrío es que nuestra Tierra tiene 50 siglos de atraso. Ella está atascada en un mismo punto. No retrocede, pero no avanza ¿Y por qué? ¿Qué fue lo que interrumpió nuestra mar­cha? Ya se los voy a decir.

Ustedes saben que el hombre tiene varios cuerpos, uno por cada plano de vida. Estos planos son siete, cada uno con siete subdivisiones. Pero nosotros no vamos a tratar sino de tres de estos pla­nos, o sea, el Plano Físico, el Plano Astral y el Pla­no Mental. Mejor dicho el Cuerpo Físico, el Cuerpo Astral y el Cuerpo Mental. De éstos, el Cuerpo Físi­co se compone de dos partes muy marcadas. La parte densa formada por sólidos, líquidos y gases, y la parte que no vemos, formada por cuatro tipos de materia muy fina. A esta parte se le llama el Doble. El Doble Etérico. No confundir con el Plano o Cuerpo Etérico que es parte de El Plano Mental. El Doble es idéntico al Físico pero es como una nie­bla, de color grisáseo, es más grande que el físico, o sea, que sobresale del Físico como cuatro centímetros porque su cometido es el de absorber los Ra­yos solares y distribuir la vitalidad por todo el Físi­co. No es difícil verlo. Se le llama el Aura de Salud porque cuando la persona está sana es brillante y cuando está enferma luce opaca. Los hindúes le di­cen Prana a la vitalidad.

Este Doble no debe jamás separarse del cuer­po denso. El no debe usarse para clarividencia ni para salir de viaje en el espacio. Es el protector y suministro vital del cuerpo. Sin embargo hay cosas anormales que lo hacen separarse un poco, como un golpe muy fuerte, un acceso de furia, una terri­ble emoción, la desesperación, la mala salud, las drogas y la auto-hipnosis. Esto causa una condición desastrosa llamada mediumnidad. La mediumnidad es una anormalidad, es pues una enfermedad. Es un desorden. Sí, mis hijitos e hijitas, la mediumnidad no es un don del cielo ni una prueba de altura. Es negativa y no se debe practicar. Hay que curarla porque es una enfermedad psíquica.

Ahora, como la humanidad tiene a menos controlar sus arranques emocionales Positivos o Ne­gativos, o sea, de cólera y pena, como de placer, ex­poniéndose a todo género de accidentes y enferme­dades, toda vive expuesta a la separación del Doble Etérico. Hay ciertas sectas (que no necesitamos nombrar) que enseñan a todo el Planeta a entrar en trance mediumnímico por medio de ritos, relaja­ciones, cantos monótonos que inducen el auto-hip­nosis, y esto separa el Doble del cuerpo denso. En toda sesión espiritista la médium termina en pro­fundo agotamiento. Se le ve demacrada, jadeante, sufre palpitaciones terribles. Todo porque al sepa­rarse el Doble del físico priva a éste de la vitalidad. Si ocurre algo que asuste al médium, éste moriría. Ninguna persona de buen sentido debe jamás prac­ticar ni la mediumnidad, ni el espiritismo, porque es peligrosísimo.

Por otra parte, el médium es un instrumento pasivo de influencias ajenas. Los espíritus de altura jamás se acercan a un cuerpo impuro. El medium-nismo es el antítesis del adoptado. Generalmente son los espíritus muy bajos de los subplanos astra­les los que vienen para aprovecharse de la vitalidad del médium. Si son los espíritus de la naturaleza, no pueden soportar las emanaciones humanas. No se acercan. Los espíritus burlones les encanta mis­tificar, engañar y hacer papeles de grandes figuras. La persona inteligente los puede desenmascarar. Casi siempre los mensajes que dan son leídos por los mismos espíritus en la memoria o la conciencia de la persona. Los espíritus de los llamados "muer­tos" a menudo se pueden acercar, pero siempre son los muy llenos de impurezas quienes buscan alivio en los vivos. Por supuesto, si hay una clarividencia espiritual, pero ésta es tan distante del Plano psí­quico como una estrella de una luciérnaga. Sólo un Adepto puede separar su parte etérica voluntaria y conscientemente, ya que él sabe dominarse a sí mismo y subyugar a las potestades inferiores.

Todo lo dicho es lo que ha estancado a la huma­nidad en un ambiente psíquico de donde es muy difícil extraerse. Es una de las grandes razones que mantiene a la humanidad en el atraso de 5.000 años. Habiendo superado los cinco mundos: Mine­ral, Vegetal, Animal, Humano y Astral; cuando de­beríamos haber entrado en el Plano Mental y estar a las puertas del Plano Espiritual manifestando el Cristo, se nos viene encima la Era de Oro, la Inicia­ción de la Tierra en que ella tiene que elevarse a la órbita de Venus; cuando deberíamos ser ya una so­la raza, los HIJOS DE DIOS, resulta que estamos atascados en el Plano Astral, luchando junto con cuatro otras razas que han ido viniendo cuando les tocaba encarnar aquí, obstaculizándoles su adelan­to. Y esto trae por consecuencia que más de la mi­tad de los habitantes de la Tierra no podrán soportar las vibraciones aceleradas que van a comenzar pronto a manifestarse en el viaje de la Tierra a la órbita superior. Esta cantidad de humanidad tiene que irse a otros planetas inferiores al nuestro, y ya los estamos viendo irse, pues no será como cree la mayoría, que vendrá un Cometa que arrancará a esa mayoría con un arrastre de su cola. Eso es fan­tasía. No. Se van de muerte natural o de acciden­tes, de aviación, marinos, de cataclismos que ocu­rren por derrumbes, terremotos, etc. Todo lo cual se lleva grandes grupos. Los estamos viendo ocurrir cada día más. Los Maestros tratan de superar la condición de atraso, y tienen 172 años enviando a la Tierra enseñanzas avanzadas para hacemos dar el salto al Plano Mental. El primer Maestro que en­viaron se llamaba Quinby, quien trajo El Nuevo Pensamiento (por lo cual nombramos la Revista Metafísica). De allí en adelante se han sucedido otros grupos entre ellos La Ciencia Cristiana y Unity todos basados en la Ley de Mentalismo que es lo que controla y equilibra las anormalidades mencio­nadas, del Cuerpo Emocional, y que es lo que man­tiene atrasado a todo el Planeta Tierra.

Es muy importante recordar (porque ya esto ha sido enseñado en los Libritos 1 y 2) que no es que haya que trasmutar o destruir la emoción. Es simplemente equilibrarla con el desarrollo de la inteli­gencia. Toda creación contiene Sentimiento y Pen­samiento equilibrados porque si la creación contie­ne más cantidad de uno u otro se produce distor­sión. La Tierra está cargada de una efluvia grotesca de creaciones distorsionadas, en especial los planos inferiores del Astral, porque impera el descontrol emocional y por lo tanto el odio. No se debe tole­rar que la mediumnidad por la separación del Do­ble Etérico gobierne a la humanidad y al Planeta.

Repito, sí existe la comunicación espiritual de gran altura, pero es pura y no puede descender a la impureza. La más pura que existe es la llamada "LUZ Y SONIDO". Esta además de pureza, requie­re un entrenamiento tan especial que tarda treinta años en producirse en la persona preparada. Así co­mo en lo que se llama "Médium de Aportes", la médium no puede controlar la manifestación y cuando menos se espera caen objetos del espacio. Lo mismo ocurre con la Luz y el Sonido. Es decir, que la voz del Maestro y las letras y palabras hechas en luz aparecen en el aire, visibles a todos los pre­sentes, porque la médium es ya un campo magnéti­co. De manera que si alguien te dijera que él o ella es "Médium de Luz y Sonido", no lo creas, ya que esto no tiene por qué divulgarlo nadie. Está claro y a ojos vista.

Relee mucho esta lección para que comprendas muy bien los mecanismos que contiene.

¿Saben ustedes a que se llama "Magnetismo Per­sonal?" Los Maestros dicen que con cada latido del corazón emana una llama inteligente que irradia luz compuesta por electrones de forma octagonal, es decir, como un polígono de ocho lados. Visualícen­la como una de aquellas cuentas por collares, que parecen diamantes. De eso se va formando la sus­tancia electrónica que nos rodea como una gran aureola, ya que cuando estos electrones emanan de nuestro corazón van permaneciendo en nuestra at­mósfera, y cada uno de nosotros se encuentra, co­mo quien dice, "empacado en hielo". La naturaleza y el carácter de cada uno determinan el tamaño, la condensación y la fuerza de esa sustancia electróni­ca que nos rodea a cada uno. Y es posible sentir la personalidad, o el "Magnetismo Personal" de una persona, al entrar en su presencia.

De acuerdo con ese tamaño y fuerza del Magne­tismo Personal, la persona es capaz de dominar a un grupo, a una gran masa o a una nación entera. Es como una onda que abarca e influencia. Si el magnetismo es negativo o maligno, el efecto es con­traproducente. Si es positivo y constructivo la in­fluencia será benéfica. Aquellos con dominio nega­tivo son los que se vuelven dictadores. Aquellos que están en contacto con su Amada Presencia y con los Maestros Ascendidos son imbuidos, transformados y llenados del Poder de Dios.

Como comencé a explicar en la narración llama­da "Parece Mentira", la humanidad entera ha esta­do emitiendo incontables toneladas de sustancias electrónicas impuras. Debido a la separación de los cuerpos Físico y Doble Etérico, debido a la violen­cia, al descontrol emocional, la emanación de todo el planeta, o sea lo que cubre a la mayoría de los humanos y por lo tanto al planeta, es lo que llaman los Maestros "Sustancia psíquica y Astral". Esta es una creación humana de centenares de miles de to­neladas de sustancia impura que recubre y opaca la luz que debería estar irradiando el planeta Tierra. Esta cosa opaca es lo que se llama "El Plano As­tral". Apréndanse bien esto para que sepan de hoy en adelante lo que es el Plano Astral; a desconfiar de los llamados "Mensajes" y a pedir muchísimo discernimiento con respecto a éstos.

El magnetismo benéfico naturalmente ejerce una influencia de radiación divina, despertando Cristos, haciendo más alertas y autoconscientes a los de­más.

Hemos sido encargados de "desvestir" a la Tierra de la sustancia astral que la reviste y la opaca. Ya todos ustedes conocen el Mandato Cósmico respec­to a que la Tierra emita mayor cantidad de luz, y esto significa que todos aquellos que tengan discí­pulos y ejerzan la enseñanza de la "Hermandad Saint Germain", tienen que comenzar de inmediato a enseñarles a cumplir con el Mandato Cósmico en la forma que sigue:

Sugerimos la siguiente "Invocación" para iniciar la diaria Meditación, y así atender a Ja tan impor­tante tarea que se nos ha dado.

"Por la Ley del Uno y en el nombre de la Amada Presencia Yo Soy en mí y en todos mis hermanos encamados y desencarnados'' decreto:

YO SOY LA LEY DEL PERDÓN Y LA LLAMA TRANSMU­TAD ORA DE TODA ACCIÓN DESHARMÓNICA Y DE TODA HUMANA CREACIÓN, MÍA Y DE TODA LA HUMANIDAD.

YO SOY LA INMORTAL Y VICTORIOSA LLAMA TRIPLE DE TODA PARTÍCULA DE VIDA; Y EN CUMPLIMIENTO AL MANDATO CÓSMICO INVOCO A LOS AMADOS SEÑORES DE LOS ELEMENTOS, HELIOS Y VESTA, THOR Y ARIES, NEPTUNO Y LUNARA, PELLEUR Y VIRGO A QUE PURIFI­QUEN A TODA LA ATMÓSFERA DE LA TIERRA, A TODOS LOS ELEMENTALES Y A TODOS LOS SERES HUMANOS PARA DE­VOLVERLES TODO EL ESPLENDOROSO BRILLO ORIGINAL.

RUEGO A LOS AMADOS ASCENDIDOS MAESTROS QUE PONGAN SU LUZ EN LA CONCIENCIA Y EN LA DE TODOS MIS HERMANOS PARA LIMPIAR LA MUGRE DE LOS SI­GLOS. TODO LO CUAL PIDO Y DECRETO EN LA PRESENCIA LUMINOSA DEL AMADO GAUTAMA, Y EL PERFECTO EQUILIBRIO DE POLARIS Y MAGNUS, ENCARGADO DE LLE­VAR A LA TIERRA A SU ASCENSIÓN HACIA LA ÓRBITA DE VENUS.

A medida que les voy pasando estas narraciones, continúan ocurriendo grandes desastres en todo el Planeta Tierra. Les recuerdo que no va a ocurrir un Cataclismo Planetario. Sólo ocurrirán cataclismos aislados en que desaparecerán grupos de aquellas personas que no podrán resistir la creciente rata vi­bratoria, a medida que el Planeta, se endereza y aumenta su frecuencia para ascender hacia la órbita más adelantada del Planeta Venus. Piensen que si esas personas sintieran el despertar crístico, estan­do aún en el estado de conciencia pisciana que ellas se resisten a soltar, se volverían locas sufriendo es­tados morales muchos peores, ya que no serían de un rato corto y repentino sino de larga duración. O sea. de una insoportable y continua tortura. Por lo tanto, cuando ustedes sepan y oigan de desastres como los de aviación, huracanes, terremotos, etc., diríjanse a la Amada Presencia y dénle gracias en nombre de los damnificados, porque Su Infinita Misericordia los está cuidando y protegiendo de al­go peor. No pidan que cesen las manifestaciones, ya que estas significan escalones, evolución y puri­ficación. Simplemente den gracias y envuelvan todo en Llama Violeta.

 

PARA FORMAR TU PROSPERIDAD

Hermano:

Lo que le sucede a las personas devotas y criadas en las doctrinas cristianas (que hasta hace muy po­co estuvieron en vigencia), es que creen en la sepa­ración del Cielo y de la Tierra, del Cuerpo y del Espíritu, como si Dios estuviera en el uno y no en el otro. Tú oyes mucho decir por allí: "¿Qué se va a ocupar Dios de estas cosas?" ¡Como si Dios pu­diera dejar de ocuparse de su propia esencia! Cuan­do la Biblia dice "Dios está en todas partes" no su­giere que Dios está en las cosas grandes y no en las pequeñas. "Todas partes" no necesita calificación. Es TODAS PARTES. El TODO y las PARTES.

Nuestros cuerpos están en tierra. No faltaba más que Dios fuera a despreciar los templos que EL mismo ha creado para poder habitar la Tierra, pre­cisamente porque está en la Tierra y no en el espa­cio sideral, ¡ah, caramba!

El Padre, que nada ha desatendido, nos ha puesto la manera de creamos TODO, TODO, TODO lo que nos sea menester en este plano y en todos los planos. La lección nos la ha dado en el Padre Nues­tro de cada día dánosle hoy . . . Eso significa que tenemos que reclamar lo que necesitamos y que es nuestro, ya. Pero nadie, sino nosotros mismos, pue­de saber qué es lo que nos hace falta. La palabra PAN cubre todo: dinero, ropas, viajes, estudios, comida, compañía, distracciones, trabajo, etc. Y como SOMOS TODOS EL HIJO DE DIOS, ESEN­CIA DEL PADRE, nos ha dado la fórmula mágica para reclamar, pedir, decretar o crear y que nos cai­ga YA, YA, YA, sin demora alguna. Y es usando el nombre del PADRE, que es "YO SOY".

"Al pronunciar las palabras YO SOY, dice Saint Germain, toda la creación y todas las esencias crea­doras se detienen en suspenso, esperando lo que viene después para producirlo al instante. Tan po­derosa es la palabra, el Logos creador "YO SOY", que se pone en movimiento todo atributo de Dios, y que si lo dejamos quieto, la manifestación es ins­tantánea. Lo que pasa es que, o ponemos duda, te­mor, o palabras contrarias, negativas como las que tú pronuncias tantas veces en cinco minutos, y se desbarató la creación que nos debería salvar. Por­que, no te engañes, la misma fuerza con que sale el "YO SOY" a cumplir el mandato positivo, cumple el mandato negativo si se le ordena: cada vez que uno pronuncia un "YO SOY" o un "ESTOY" (por­que es la misma persona quien habla); por eso las personas pasan años en un bajón sin poder surgir de abajo.

Ocurre que las personas a quienes se les enseña esto, a veces les da pereza la tarea de corregirse po­niéndose atentos a todas sus expresiones, y para sa­lir del paso dicen: "Yo no creo eso" creyendo que así van a eliminar la acción de la Ley. Pero la igno­rancia de la Ley no quita el castigo. Lo que han he­cho en realidad es desperdiciar la oportunidad de sentarse por fin en el Cielo, y la oportunidad puede que no se vuelva a presentar en muchas vidas.

Ponte ya a ordenar lo que te pertenece: YO SOY la Presencia de Dios en mi negocio, en mi vida, en todos mis asuntos. YO como hijo de Dios no puedo carecer de nada, mucho menos de dinero cuando éste es el símbolo de la sustancia y la abundancia de Dios en la Tierra. YO SOY la riqueza de Dios. YO SOY la afluencia y la abundancia de todo lo que YO pueda necesitar. Como es Arriba es Abajo y si Arriba tengo yo la Paz y el Orden, abajo NO PUEDO TENER ANGUSTIA Y DESORDEN. Arriba y Abajo son una misma cosa. Gracias Padre que me has oído y siempre me oyes.

Ponte a ordenar YA y hasta cuatro veces diarias lee este escrito, o repite las afirmaciones que te he dado. Por una semana entera vas a hacer esto. Tú tienes mucho que hacerte perdonar porque no has hecho sino decretar pobreza, limpieza de bolsillo y Banco, "no puedo, no tengo, no hay". Que es eso Señor ¡ ¡Todo eso es mentira y tú mientes a cada paso de cada día!!!

Yo te veo perfecto, hermano. Tú eres bueno, bondadoso, piadoso, noble, eres un encanto. Sólo te veo un defecto espantoso. Menos mal que es in­consciente, pero como va te dije, la inconsciencia o ignorancia no quita el castigo y tú tienes la prueba. El defecto es que vives pregonando a los cuatro vientos la pichirrería de Dios, la mezquindad y la avaricia del Padre. Cada vez que tú dices "Este ne­gocio", como ese negocio te representa a tí y tú eres "YO SOY", tú estás difamando a Dios en tí y decretando constante miseria.

Decreta lo siguiente: "En nombre de mi Presen­cia Yo Soy, ordeno que no vendrá absolutamente nadie con una cuenta hasta que en esta caja haya lo suficiente con qué pagarla. Ordeno que jamás ven­drá una cuenta si en la Caja no hay lo suficiente pa­ra cubrirla, y que SIEMPRE, habrá con qué cubrir ampliamente y sobrancero todo lo que sea menes­ter. Lo decreto en Armonía para todo el mundo, bajo la Gracia y de Manera Perfecta. Gracias Pa­dre".

Todas las mañanas bendice tu negocio, bendice todo el que necesite un algo que tú puedas suminis­trarte, rodea de amor a todo el que te deba dinero y pronuncia por ellos: "Sólo la Presencia de Dios YO SOY actúa en ellos". Bendice tu cuenta de banco, bendice la caja y di al mismo tiempo "Yo Soy la Presencia de Dios en esto". Y si tú cumples con Dios en esta forma, con todo tu empeño, tu disciplina y tu voluntad, verás milagros.

Repite todas las mañanas al despertarte: "Gra­cias Padre que el día de hoy todo está cubierto".

El secreto de esto es que no existe el futuro sino el Eterno Presente. Estas decretando para siempre, para el Eterno hoy, y cuando por orden divino vayan cayendo las cuentas por pagar, las obligaciones y los "imprevistos" ya están cubiertas en hoy, constante y eterno.

 

EL TRATAMIENTO DE TRATAMIENTOS

Vengo a darte lo más alto que se nos ha dado hasta ahora: El tratamiento que sobrepasa todos los tratamientos, que elimina, que hace superfluos a todos los esfuerzos, decretos y repeticiones que antes conocimos.

Este tratamiento ha sido dado a través de "El Puente a La Liberación" por el Maha Chohan, re­presentante del Espíritu Santo ante el planeta, para transformar el mundo.

Al abrir los ojos por la mañana, piensa en el Sol, te visualizas centrada en él, y afirma:

YO SOY LA RADIANTE, BRILLANTE PRE­SENCIA DE DIOS, SIN LIMITACIÓN, SIN TIEM­PO NI EDAD, sin IMPUREZA Y SIN IMPERFECCION.

Medita esa afirmación de la manera siguiente: Estás hablando la pura Verdad porque eres tu átomo permanente que es la Presencia de Dios en ti. Al visualizarte centrada en un Sol que abarca todo lo que te rodea, has ampliado el brillo y la radia­ción de tu átomo permanente. Te has convertido en un foco, un contacto, un agente de Dios, y todo lo que entra en tu radiación durante ese día, se des­pierta a la Presencia de Dios. Todo aquello en que tú piensas, todo lo que hables, lo que toques, lo que te rodee luego, por Ley de Atracción queda en ese tu océano de vida, está iluminado y ya no le quedan sino dos caminos: 1) si es positivo tiene que continuar perfeccionándose y 2) si es negativo, tiene que comenzar a purificarse instantáneamente. Lo más grande es que ya tu Presencia lo ha envuel­to en un rayo antes de que tú se lo hayas pedido, porque tú, en tu meditación de la mañana y por virtud de tu afirmación, le abriste la puerta. Eso es todo.

Eres la Presencia de Dios consciente y en acción. Lo has decretado con las palabras YO SOY. Ya sa­bes que todo lo que se decreta con el YO SOY po­ne en movimiento todo el Poder de Dios, y se hace instantáneamente.

Vamos a practicarlo. Piensa en algo que necesita ser remediado, por ejemplo, los barrios pobres, aglomeración de ranchos sin agua, sin cloacas, sin luz y sin comida ... No hagas nada: sólo piensa la Verdad . Toda esa gente posee el átomo permanen­te en el corazón. Son también cada uno la Presen­cia de Dios, que al haber sido contactadas con tu pensamiento en ellas, entraron en tu radiación, son iluminadas con tu Sol, forman ya parte de tu océa­no de vida. Ya no pueden continuar como lo han estado. Ahora tienen que comenzar a purificarse de la imagen de miseria, desempleo, hambre y enfer­medades que las han tenido hundidas en esa obscu­ridad.

Piensa ahora en algo que esté en tu ambiente in­mediato, referente aun familiar, o un amigo o ami­ga, o sea algo que tú puedes chequear luego. Piénsa­lo nada más, conociendo la Verdad de su átomo permanente, su Presencia de Dios, y puedes repetir tu afirmación de la mañana: "YO SOY LA RA­DIANTE, BRILLANTE PRESENCIA DE DIOS, sin limitaciones, sin edad ni tiempo, sin impureza y sin imperfección". Ya está. Puedes repetir esto tan­tas veces como lo quieras para satisfacerte de que has hecho algo por ese caso, pero siempre que tú hagas tu tratamiento al abrir los ojos, no hay nece­sidad de hacer nada más.

Verás cómo poco a poco el tratamiento se te ya extendiendo él solo y encuentras que todo el día, en todas las circunstancias, te acude a tu mente, hasta que siempre estarás consciente de la Presencia de Dios en ti y en los demás, en todo lo que te ro­dea y en todo lo que existe, basta con pensar en Dios para que El entre, domine y perfeccione.

 

COSMOGRAFÍA

La mayoría de los humanos saben muy poco res­pecto al Universo que habitamos. Este saber se li­mita a: La Tierra, como habitáculo suyo, el Sol; que nos ilumina y nos calienta; la Luna porque es nuestro "satélite" y misteriosamente tiene que ver con las mareas; las estrellas "que salen de noche", y finalmente los planetas más cercanos a la Tierra. Aparte de que la curiosidad ha impedido a nuestros co-humanos tratar de viajar al "satélite", es todo lo que el ser corriente conoce más allá de su nariz.

El rechaza todo intento de hablar sobre las con­diciones vitales de otros planetas. Sobre todo re­chaza categóricamente la idea de que pueden estar habitados. Para él ya se dijo todo con la explica­ción de que "no habiendo aire, no puede haber "vida". Le satisfacen estas teorías superficiales ya que no se molesta en empezar a meditar si la "vida" puede o no tener formas diferentes a las que él ve en su contorno, y ante la sugerencia de que un ser humano puede que sea distinto, en tierras y condiciones diferentes a la nuestra, estalla en una explosión de risa y comienza a formular chistes tontos sobre formas humanoides-animaloides con características vegetales, etc.

El concepto lapidario es: "si no hay aire no pue­de haber vida" y se olvida que los peces son "vida", que los microbios son "vida" y que existe una espe­cie de ellos llamados anaerobios, precisamente por­que viven sin aire. Se olvidan de que la "vida" se adapta a las condiciones y medio en que nazca y allí perdura y que sólo el cambio violento de un medio a otro medio para el cual no ha sido adapta­da, es lo que no acepta.

Primeramente, el diseño divino de un ser con ca­beza, facciones, pies, manos y órganos indispensa­bles es siempre el mismo, no importa el plano o planeta a que pertenezca.

Si pudiéramos ver a los habitantes de los otros planetas, nos asombraría constatar que son idénti­cos a nosotros, unos más bellos, o más feos, más altos o más bajos, pero que lo único que difiere es la materia que los compone. No serán de carne y hueso pero sí de material que concuerda con su atmósfera y la sustancia química que conviene a su ambiente y reino. Si las emanaciones de planeta son de mercurio, el habitante del planeta Mercurio no puede ser de carne y hueso! Pero que es un hu­mano, inteligente hermano nuestro e hijo de Dios, se sabe por las comunicaciones espirituales.

El simple hecho de que el pez, que se ahoga en nuestro aire, y nosotros que nos ahogamos en el agua, somos de carnes y osamentas distintas aun­que habitamos el mismo planeta, pasa desapercibi­do para todo humano que se niega a creer que un "platillo volador" es una cosa positiva. Pero es de mentes obtusas y cerradas, la pretensión de que to­do tiene que ser idéntico a ellas sin desviarse un pelo!

¡Cuánto asombrará a los humanos el día que to­dos sepan que jamás podrán viajar ni a Venus ni a Marte en su cuerpo camal, sino en cuerpo astral, etérico, periespíritu! ¡Y que podrán viajar a donde les plazca, desde la Luna hasta el último planetoi­de, el día que sepan desdoblarse y proyectarse en sus vehículos menos densos! Más adelante en esta Edad de Oro, Era de Acuario, a cargo del Maestro Ascendido Saint Germain, será cosa comente y común, el día que se acabe el egoísmo y el odio, ya que los otros planetas superaron estos defectos y no pueden tolerar semejantes vibraciones.

Cuánto asombrará a los humanos terrícolas el sa­ber que los llamados "platillos" se aparecen y desa­parecen a voluntad de sus dirigentes. Que al acer­carse a la Tierra con intenciones de aterrizar, retar­dan su marcha y por lo tanto sus frecuencias vibra­torias, y se materializan por el mismo Principio que anuncio Einstein: Cuando el hombre llegue a cono­cer su propia ecuación se desintegrará a voluntad y se reintegrara en otro lugar.

Algo parecido ocurre cuando un avión co­mienza a detener la hélice, y allí donde no veíamos nada comenzamos a vislumbrar las aspas que giran más y más lentamente hasta que se detiene por completo y se muestra sólida la hélice, cuando a pocos minutos antes era invisible a causa de una vi­bración vertiginosa!

Si no se puede pensar, recordar y comprender es­te último detalle, ¿cómo se va a comprender ni creer en los habitantes adelantados de otros plane­tas, y mucho menos creer en los Maestros Ascendi­dos? Pero interesa mucho que la mayoría de los te­rrícolas comience a saber de estas cosas, por la salva­ción del planeta y de ellos mismos, porque como dijimos en el Mensaje anterior, los que ya saben al­go de esta enseñanza y siguen las instrucciones, tienen el "chance" de salvarse de los cataclismos in­manentes, y ayudaran a salvar a todo el planeta Tierra de éstos.

A todo el que le parezcan estas nuevas enseñan­zas casi imposibles de creerlas, no tiene sino que re­cordar que sólo hacen sesenta y pico de años que no se concebía la posible existencia de un avión, ni un fonógrafo, ni un teléfono, ni un televisor, ni un automóvil ni de la electricidad siquiera!

En idéntico estado de ignorancia se encuentra el hombre corriente con respecto a la Cosmogonía y Cosmología. Está convencido (aunque no se atreva a confesarlo, aunque se diga católico, protestante o judío) que al morir su cuerpo, se acaba todo él, o se desaparece en un más allá que es mejor "no ju­rungar".

Uno de los Principios de la Creación se llama la Ley de Correspondencia, .y tiene por lema "Como es Abajo es Arriba, y Como es Arriba es Abajo". Ella comprueba que el hombre continúa viviendo eternamente en alguna parte, evolucionando y ade­lantando como el niño que entra primero al "kinder", luego a Primaria, Secundaria, Bachillerato, Universidad, etc., etc.

La Biblia enseña que Dios ordenó al hombre cre­cer y multiplicarse. Es auténtico. El hombre sigue creciendo, agigantándose y multiplicándose. No en el sentido de tener muchos hijos, como en la Tierra, sino en un sentido que se nos hace difícil captar, aunque hay un ejemplo: La entidad llamada "El Espíritu Santo" es uno de los aspectos de Dios, que conocemos por referencia, más en contacto con la Tierra. No es masculino, como se cree. Es la parte maternal de Dios. Padre, Hijo y Espíritu Santo, significa: Padre, Hijo y Madre. El Padre es el Creador, Dios. La Madre es el Espíritu Santo, y el Hijo es Todo Hombre, todos los hombres, o sea el produc­to del Padre y la Madre.

Entre las atribuciones conocidas, del Espíritu Santo está la muy maternal de Dar el Primer Soplo a todo recién nacido, y recibir el último soplo del moribundo. Y tú dirás: "¿Y cómo puede ser eso si mueren y nacen tantos cada minuto por todas par­tes?" Pues, por la multiplicación de Su Ser. Avan­zando, llega a cada ser humano, angélico o elemen­tal a multiplicar su ser y a estar en muchos al mis­mo tiempo.

Esta es una de las explicaciones del por qué y có­mo somos hechos a imagen y semejanza del Padre, quien está en todas partes al mismo tiempo. A me­dida que avanzamos nos vamos pareciendo cada vez más al Padre. No importa lo feos y pequeños que parezcamos ahora. El niño recién nacido también es minúsculo y feíto hasta que pasan unos meses. El niño, desde que es concebido, hasta que camina, des­cribe toda la evolución efectuada por la humanidad en miles de eones, pasando por larva, pez, animal, etc.

Naturalmente, como la vida es eterna, nuestros hermanos mayores no han desaparecido. Están vi­vos, actuando y evolucionando en alguna parte, de­sempeñando cargos y oficios cósmicos, creciendo y multiplicándose. Todo ser que ha vivido y existido, todo personaje histórico, de renombre en cual­quier capacidad, existe hoy en alguna parte. Por su­puesto en planos tan remontados que los hemos perdido de vista. Pero más adelante te asombrará saber de seres que tú creías de cuentos de hadas. Nombres de la mitología griega que suponía inven­tados por la imaginación del vulgo, o como lo dice la palabra "mito-lógicos".

El verdadero mito está en que cuando ellos deja­ron la huella de sus nombres sobre el planeta no eran aún dioses. Eran personajes que se destacaron y que el vulgo los endiosó, tal como en nuestros tiempos endiosaron a Rodolfo Valentino y a Carlos Gardel porque fueron un popularísimo actor ro­mántico y una gran figura del tango.

Hoy en día esos seres que fueron mitológicos es­tán tan por encuna de nuestros conceptos, que para nosotros son dioses con poderes divinos. Hércules, Amazonas, Minerva, Helios, Vesta, Orion, Sonata, Tranquilino, no te asombres, existieron y siempre existen.

Las galaxias, los sistemas, las estrellas, los plane­tas y los soles son creaciones de creadores que en un tiempo fueron simples seres humanos como no­sotros.

Algunas ediciones bíblicas dicen al comienzo: "En el principio los Elohims crearon el cielo y la tierra". Otras ediciones no dicen sino: "Los dioses crearon. . .", etc. Elohims son seres-dioses, adelan­tados elementales. O sea del Reino Elemental. El término Elohim es un grado de adelanto mental. Los Maestros son grandes en energía nuclear, ató­mica, en Rayos lumínicos, en poder mental, y tie­nen gran poder, estatura y multiplicación.

Está predicho que en esta Era se unirán la Ciencia y la Religión ... Se entiende que son todas las religiones y todas las ciencias. Entre éstas están, muy seriamente, la Astrología y la Numerología. Lo mismo que muchas cosas que aún no son consi­deradas "ciencias", pero la Verdad se encuentra en todas partes. Todo esto es Metafísica ya que este término engloba todo lo que no es visible a los ojos camales, desde el aire hasta el espíritu.

Para empezar, la naturaleza de la Divinidad se di­vide en siete aspectos mayores: Amor, Vida, Ver­dad, Inteligencia, Alma, Espíritu y Principio.

Cada uno de los mencionados tiene su atributo correspondiente en términos científicos, por ejem­plo: El Amor, en la Ciencia, corresponde a la Atracción, Cohesión y Adhesión.

Dos o más aspectos reunidos dan un tercero, ejemplo: Amor e Inteligencia forman la Sabiduría. El amor sólo no sería sino una fuerza ciega que abrumaría por demasiado dar. La inteligencia sólo seria satánica. Se necesita la unión de las dos para equilibrar, para reinar sabiamente.

Cada uno de estos atributos tiene color, tono musical, símbolos y número. Por supuesto todo esto es en términos generales porque luego se van complicando las cosas en progresión matemática hasta el infinito; pero todos tenemos que comenzar por algún lado y ésta es una forma muy sencilla.

Como lo saben todos los pintores, hay tres colo­res primarios: Azul, Amarillo y Rojo. De éstos se desprenden tres secundarios: Verde, Naranja y Mo­rado.

En lenguaje espiritual no se dice ni rojo, ni mora­do ni naranja. Se les llaman Rosa, Violeta y Rubí con Oro.

Todos los colores juntos dan el blanco que se le dice "cuarto color".

El color No. 1 es el Azul. Es el color de la Vo­luntad. Divina, de la Fe, del Poder de Dios, del Bien, la Bondad y el Equilibrio.

El No. 2 es el color de la Sabiduría y la Iluminación, o sea el Amarillo.

El No.3 es el Rosa, color del Amor Divino, la Be­lleza y la Opulencia.

El No. 4 es el Blanco, color de las Ascensión, la Resurrección y la Pureza.

El No. 5 es el Verde. Color de la Verdad, la Cu­ración, la Música y la Concentración.

El No. 6, Rubí y Oro, el número de la Paz, la Providencia y la Gracia.

El No. 7, Violeta, color de la Misericordia, el Perdón y la Transmutación.

Todos estos colores salen en forma de Rayos del Sol Central. Cada Rayo tiene un Director que lo di­rige con gran sabiduría.

Los Directores ascienden, se reemplazan, son ofi­cios jerárquicos que desempeñan.

Los Directores actuales son:

Ascendido Maestro El Morya, Rayo Azul. Ascendido Maestro Confucio, Rayo Amarillo. Ascendida Maestra Señora Rovina, Rayo Rosa. Ascendido Maestro Serapis Bey, Rayo Blanco. Ascendido Maestro Hilarión, Rayo Verde. Ascendida Maestra Señora Nada, Rayo Rubí y Oro. Ascendido Maestro Saint Germain, Rayo Viole­ta.

En cada Rayo sirven también un Arcángel y un Elohim. Los Arcángeles más conocidos de los terre­nos son Miguel, Rafael y Gabriel respectivamente de los Rayos Azul, Verde y Blanco.

Cada Rayo tiene legiones de ángeles y de huestes de Luz.

Cada uno de nosotros seres humanos sirve en uno de los Siete Rayos, ya que por simpatía se ha dedicado a uno más que a otro, en nuestras nume­rosas encamaciones.

Como es de suponer, y fácil de comprender, el gobierno del Cosmos es algo muy complicado y gi­gantesco, similar en líneas generales al gobierno de una nación, ya que "Como es Arriba es Abajo y Como es Abajo es Arriba".

Que estas Buenas Nuevas te sean gratas, herma­no,


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=